LA PRENDA DE MODA

Hoy en día los chalecos de hombre están más de moda que nunca, pero hasta no hace mucho tiempo no era así ni de lejos. Y lo sé por experiencia propia ya que yo solamente uso chalecos desde hace un montón de años y los uso porque no me gustan las mangas de los abrigos, me asfixio enseguida y son muy molestos. El problema que le encuentro a los chalecos es que no encuentro ninguno que disponga de los bolsillos suficientes para mis necesidades. El mejor chaleco que tuve tenía ocho bolsillos, y nunca más he podido encontrar otro me diese tan buen servicio. Lo malo es que se fue decolorando con los años y hay gente en mi familia a la que no le gusta que lo siga usando, por eso lo tengo que esconder en el maletero de mi coche para que nadie me lo tire a la basura sin que me entere. Además, los chalecos son mucho más cómodos de llevar que los abrigos normales, personalmente no es que sea demasiado friolero y por eso me puedo permitir ir siempre en chaleco aunque haga mucho frío. A mí me basta con tener el tronco calentito pero entiendo que el resto de la gente necesite de un abrigo convencional para resguardarse del frío, pero veo que hay mucha gente que va abrigada hasta los dientes días que apenas hace frío. Eso es un error, porque si se abrigan mucho cuando no es necesario después no les va a llegar la ropa de abrigo cuando de verdad llegue el frío. Eso se lo digo un montón de veces a las chicas de mi pandilla que suelen ser las más frioleras, pero no creáis que me hacen ni caso. Ya se arrepentirán por no seguir mis valiosos consejos. Yo por mi parte seguiré usando mis chalecos hasta que me aburra de ellos o vea que no me queden bien. El otro día encontré un chaleco de forro polar  y me quedé enamorado de él, no me quedó más remedio que comprarlo. Por fortuna era baratísimo y no me costó decidirme.

También te podría gustar...